La Inteligencia Artificial es el futuro del sector sanitario

inteligencia-artificial

La Inteligencia Artificial (IA) ya empieza a ser poco a poco una realidad en el sector sanitario. Aunque en un futuro próximo, las posibilidades de la Inteligencia Artificial tanto en las labores de gestión como en la prevención y tratamiento de enfermedades, serán infinitas. La pregunta clave sigue siendo cómo y cuándo debe incorporarse esta transformación: Hay que apostar por tecnologías que aporten valor, que ayuden al médico en su trabajo… sin sustituirlo. La IA está ahí para ayudar y proporcionar calidad a la asistencia médica, pero la última palabra debe ser siempre del profesional.

 

Cuando hablamos de Inteligencia Artificial nos estamos refiriendo a que una herramienta que imita las capacidades del ser humano y con la que es posible interpretar grandes volúmenes de datos externos, aprender de ellos mediante algoritmos matemáticos, y utilizarlos para dar respuestas y soluciones. Complejo, ¿verdad? Sin embargo y casi sin darnos cuenta ya forma parte de nuestro día a día. La potencia de la Inteligencia Artificial supera en algunos aspectos la capacidad de los humanos, pero tal y como comentábamos al principio, hace equipo con el profesional, nunca lo sustituye.

 

La irrupción de estos nuevos avances en materia de Inteligencia Artificial pueden ser desconcertantes en un sector que cuenta con pocos recursos para la innovación de procesos. Aunque sí es cierto que ya hay casos en los que la Inteligencia Artificial está transformando, principalmente, las labores de ‘back office’ u oficina. La mejora de la ciberseguridad, el aumento de las capacidades analíticas, la eficiencia operativa y la reducción de gastos y costes son ya algunas de las principales ventajas que ofrece.

 

El Marketing Digital también se nutre de la Inteligencia Artificial

 

Por todos es sabido que los pacientes cada vez demandan servicios más personalizados y las empresas ponen sus esfuerzos en que así sea y además, diferenciándose de la competencia. Barras de búsqueda en la web donde se muestran múltiples sugerencias a medida que un usuario ingresa un término de búsqueda, asistentes virtuales que te atienden a través del chat, campañas de e-mail marketing automatizadas, mensajes personalizados… son algunos ejemplos de cómo el Marketing Digital también se sirve de la Inteligencia Artificial.

 

La Inteligencia Artificial nos permite alcanzar un nivel de precisión nunca visto en las Estrategias Digitales, desde el equipamiento tecnológico hasta decidir cuándo es el mejor momento para hacer el envío de un e-mail. Así mejoramos la prestación de servicios que le ofrecemos al paciente, sin hacerle sentir intimidado. Gracias a la IA descubrimos cuándo es es el mejor momento para ponerse en contacto con él/ella, cuál es el servicio que mejor le conviene y ofrecerles la oferta que necesitan para animarse a decidir por nosotros.

Comments are closed.